reading FR

A tu actitud la llevas siempre puesta

A tu actitud la llevas siempre puesta

A menudo cuando me preguntan “¿Cómo estás?” y contesto “¡Bien! ¡Súper bien!”, la respuesta es: “¿Ah, sí? ¿Y eso? ¿Qué te ha pasado?”…

Hoy en día estamos acostumbrados a quejarnos por todo. Y si no lo hacemos, es que algo anda mal.

Nos resulta extraño oír a alguien que nos dice que se siente bien, feliz y contento/a. Lo habitual es oír una especie de “ahí voy… tirando”, seguido de una lista interminable de quejas que nos autoafirman en nuestra posición de victimismo y nos eluden de toda responsabilidad sobre nuestras vidas.

 

La queja es una actitud de maldición. Cuando te quejas tu cuerpo genera adrenalina, ésta llega a la sangre y te hace ir más rápido. Hay gente que la genera en pequeñas dosis durante todo el día: se quejan, se maldicen y viven amargados.

Los resentimientos y broncas que anidan en tu interior te matan lentamente. Cuidas tu peso, te cuidas con las comidas y haces deporte, pero no te das cuenta de que no es lo que comes, sino lo que “te come”, lo que te está matando.

Te quejas de tus hijos, te quejas de tu pareja, de tu trabajo, del gobierno y esto lentamente va generando adrenalina que, gotita a gotita, te va fulminando. Debemos elegir una actitud de vida o de muerte.

La mala actitud es lo primero que necesitamos cambiar. La mala actitud provoca dolor toda la vida y quienes la sufren suelen decir que tienen miles de problemas, pero en realidad tienen sólo uno: su actitud.

Actitud es cómo reaccionas ante las cosas que te pasan.  Es un sentimiento interior que se manifiesta en el cuerpo, en el rostro y en la conducta. Los expertos afirman que la vida de alguien es un 10 por ciento de las cosas que le pasan y un 90 por ciento de cómo reacciona a lo que le pasa. Ese 90 por ciento es la actitud.

Todos verán tu actitud ante la vida, ante un problema, tu manera de responder y reaccionar ante cualquier situación, porque eso es lo que muestras permanentemente. A tu actitud la llevas puesta 24 horas al día.

Citando a Victor Küppers y su famoso vídeo sobre la Actitud, conocimiento, habilidad, talento y experiencia suman, pero la actitud multiplica. Y es cierto, sabemos que cualquier cantidad x 0 es igual a 0, así que si la actitud que tienes ante la vida es 0 eres una persona 0 y si tienes actitud negativa eres una persona negativa. La clave está en cambiar la actitud, en salir de la posición de víctima, dejar de criticar y de quejarse y empezar a ser responsable de lo que nos está sucediendo.

Tú eres el líder de tu metro cuadrado y tú decides qué energía desprendes. Si emites energía de optimismo, amor y gratitud eso es lo que obtendrás, porque en realidad somos fuente de energía y de acuerdo con lo que emites así recibes. Es como la radio, puedes estar en AM o FM.

Tú eliges cómo te levantas… ¿me levanto con buen humor o con mal humor? ¿Bien predispuesto o mal predispuesto? ¿Veo todo lo que tengo o todo lo que me falta?

¿Eres víctima o eres protagonista de tu vida?

Son todo decisiones, ¿qué eliges?


COMMENTS ARE OFF THIS POST

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies