reading FR

Inteligencia Emocional

Inteligencia Emocional

Siempre hemos oído decir que nuestro Cociente Intelectual es un buen indicador para saber si seremos o no exitosos en la vida. De esta forma, podíamos establecer una fuerte relación entre nuestro desempeño académico y nuestro futuro éxito profesional.

Sin embargo, en los últimos años varios investigadores han demostrado que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida eran otras, las cuáles no eran evaluables mediante los típicos test de inteligencia.

El concepto de Inteligencia Emocional está cada vez más presente en nuestras vidas, incluso en el ámbito empresarial, concepto popularizado por Daniel Goleman en 1995.

 

Según Goleman, existen 4 dimensiones básicas que forman la Inteligencia Emocional: la autoconciencia, la autogestión, la conciencia social y la gestión de las relaciones.

La AUTOCONCIENCIA es ser consciente de uno mismo, aprender a prestar atención a nuestros pensamientos y a nuestras sensaciones corporales. Es la capacidad de conocer nuestras emociones, nuestras fortalezas y nuestros límites.

La autoconciencia es la base del crecimiento personal y del éxito. Convertirse en alguien autoconsciente es convertirse en alguien que se comprende a sí mismo y sólo a partir de ahí es posible el crecimiento.

La AUTOGESTION, también entendida como autocontrol, consiste en ser capaz de regular nuestras emociones, conductas impulsivas y respuestas a situaciones con relación a otras personas. Es lo que nos permite manejar nuestras emociones de una manera saludable, sentirlas y expresarlas a los demás de una forma sana y consecuente.

La CONCIENCIA SOCIAL nos ayuda a comprender las emociones, las necesidades y las preocupaciones de los demás. Se trata de considerar lo que la gente quiere y planificar cómo comunicarnos con ellos para satisfacer esa necesidad. Solemos llamarla empatía, y nos ayuda a recoger y entender las señales emocionales que emiten los demás: ser consciente de lo que dicen, cómo lo dicen y lo que hacen.

Identificar los estados emocionales de otras personas, escuchar cuidadosamente lo que están diciendo y observar cómo responden a los acontecimientos externos nos hace sentirnos cómodos socialmente.

La GESTIÓN DE LAS RELACIONES o Habilidades Sociales permite conectarse con otros de diversas formas que los ayude a sentirse comprendidos y apoyados. Para ello, lo primero es darnos cuenta de lo que sienten y de lo que los llevó a que se sintieran de esa manera. Sólo entonces se puede decidir la mejor forma de interactuar con ellos con el fin de lograr el resultado que mejor se adapte a nuestras necesidades.

La competencia de la gestión de relaciones se asocia a menudo con el liderazgo, con la capacidad de comunicar con claridad e inspirar y con la influencia que ejercemos sobre los demás.

En resumen podríamos decir que, en la actualidad, la Inteligencia Emocional es una nueva dimensión indispensable para relacionarse y adaptarse de forma satisfactoria en la sociedad. Las personas que saben percibir, valorar y gestionar sus propias emociones y las de los demás tienen más éxito en sus relaciones personales y profesionales.

La Inteligencia Emocional es la auténtica clave para ser felices.


COMMENTS ARE OFF THIS POST

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies