reading FR

La Crisis (o no) de los 40

La Crisis (o no) de los 40

Para muchas personas cruzar la línea de los 40 supone un drama, pero en realidad es el mejor momento del ser humano. Crisis en japonés significa oportunidad, los gusanos cuando se transforman y se convierten en mariposas lo hacen rompiendo la crisálida. Esta crisis existencial, que te puede llegar a cualquier edad, se debe ver como algo positivo, como una oportunidad de crecimiento y de cambio en la vida. Justamente crisis en japonés significa oportunidad, transformación.

La crisis de los 40 supone un cambio de perspectiva, una etapa de cuestionamiento personal y a veces también, profesional. Supone una especie de inicio de búsqueda vital, una valoración de lo satisfechos que estamos con nuestras vidas y de hacia donde queremos dirigirla.

Suelen surgir dudas y cuestiones que afectan a nuestra manera de ver la vida. y es que no importa lo que hayamos conseguido o todo lo que tengamos… si no somos felices con nuestra existencia será inevitable y positivo que nos llegue la crisis.

Algunos lo describen como un clic, otros como una especie de despertar de la consciencia. Sea cual sea el nombre, cada vez más seres humanos estamos padeciendo la denominada crisis de los 40 que no tiene por qué ser a los 40 exactamente, pero es cuando nos quitamos la venda de los ojos: es cuando nos decimos a nosotros mismos he hecho todo lo que la sociedad me ha dicho, he cumplido las normas del sistema, tengo muchas de las cosas que me han hecho creer que necesito o que tengo que hacer y, aun así… me siento vacío.

Este proceso psicológico, en realidad, no tiene nada que ver con la edad. Hay personas a las que la crisis de los 40 les llega en la adolescencia, a otros les llega durante la jubilación. Para bien o para mal, nos llega en un momento en el que nos es imposible seguir fingiendo y autoengañándonos y es cuando nos damos cuenta de que no podemos seguir viviendo de la manera en que lo hemos venido haciendo. Es entonces cuando empezamos a preguntarnos de dónde venimos, quiénes somos en realidad, hacia dónde queremos ir qué queremos hacer con el resto de años que nos quedan por vivir.

Hay otras personas que creen que la crisis de los 40 tiene que ver con llegar a más o menos la mitad de tu vida, lo cual tiene mucho sentido. Imagínate tu vida como un partido de fútbol, que tiene dos tiempos. Al final del primer tiempo te vas al vestuario y piensas: “¿Cómo he jugado la primera parte?” Y sobre todo, “¿cómo voy a jugar la segunda?” El descanso entre la primera y la segunda parte podrían ser perfectamente nuestros 40.

La primera etapa de la vida, la infancia y la adolescencia, es una etapa de entrenamiento. Nuestros entrenadores y preparadores físicos son nuestros padres, que son fundamentales para nuestro éxito futuro. Sobre los 20 años salimos a jugar la primera parte del partido y dependiendo del entrenamiento que hemos recibido jugaremos para ganar, jugaremos en equipo o no, jugaremos a la defensa, dándolo todo, atacando, en la delantera para meter goles.

Cuando llega la media parte, el tiempo de descanso, nos vamos al vestuario y nos preguntamos cómo hemos jugado y qué tenemos que cambiar en el juego de la segunda parte para acabar feliz con el resultado.

La diferencia entre el primer tiempo y el segundo es que el cómo juegues ese segundo tiempo ya no depende de lo bien o mal que te entrenaron cuando eras pequeño, ésta vez depende de ti.

En algún sitio leí…

Los 20 son para coger fuerza y ver en qué dirección quiero ir, los 30 para cultivar y trabajar y los 40… ¡para disfrutar!


COMMENTS ARE OFF THIS POST

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies