reading FR

La Ley del Espejo

La Ley del Espejo

La ley del espejo básicamente afirma que el mundo exterior actúa como un espejo para nosotros, como un reflejo de todo aquello que hay en nuestro interior. Ese espejo refleja tanto nuestras luces como nuestras sombras. En principio la causa de todo aquello que experimentas y aquello que los demás te muestran está en ti, es algo que ya es tuyo.

Con esta nueva visión, conviertes tus problemas y momentos difíciles de tu vida en aprendizajes, incluso se convierten en ese hilo mágico del que tirar para sanar algo que necesitas sanar de tu pasado o cualquier cosa que está ahí y necesitas liberar. Y mágicamente, cuando tú sanas ese interior, el espejo empieza a mostrarte otra realidad distinta. Podríamos decir que tu mundo exterior se transforma a partir de esa sanación o liberación interior que has hecho.

Esta ley dice por ejemplo que lo que me molesta de los demás es algo mío que no quiero ver, que no quiero reconocer. Cuando tú veas algo que te produce rechazo o rabia, algo que te gustaría cambiar de alguien coge un espejo imaginario y pregúntate “¿qué está reflejando esto de mi?”

La ley del espejo dice que lo que estamos viendo fuera son nuestras propias sombras, nuestro subconsciente que tiene una serie de información, experiencias y sensaciones vividas que no vemos en nosotros pero sí en los demás. Y es que nuestro subconsciente guarda muchísima información a la que no tenemos acceso porque nos resultaría imposible recordarlo todo así que nuestra mente proyecta fuera aquello que necesita corregir y que está almacenado en alguna parte de nuestro disco duro.

Y es que nos resulta muy fácil ver la paja en ojo ajeno pero no vemos la viga que hay en el nuestro. Pero si fuéramos capaces de hacer un trabajo honesto y sincero con nosotros mismos, veríamos que todo eso son partes que nos molestan de nosotros mismos y que probablemente no queramos aceptar. Es un reflejo de una parte de mí que no quiero ver. Por ejemplo si yo estoy con una pareja que me humilla, me manipula constantemente, no me respeta y no me quiere de una forma sana, esa persona en realidad lo que me está mostrando es mi propia sombra, me está enseñando que soy yo la que no me amo, ni me respeto, ni me valoro.

Y ¿qué tenemos que hacer ante esta situación? Pues primero aceptar que eso es así, que tú mism@ no te estás respetando y después, armarte de valor y empezar a tirar del hilo mágico que te llevará a entender algo muy importante sobre ti mism@ y tu pasado y, sólo desde ahí, desde la aceptación y la comprensión, serás capaz de sanarlo. Y cuando lo hagas, dejará de reflejarse en tu vida, en este caso, dejarás de atraer personas que no te respetan ni te valoran.

Pero ¿qué pasa si no haces nada? ¿Si no intentas sanarlo de ninguna forma? Pues que la vida seguirá poniendo en tu camino personas y situaciones similares, que te harán experimentar y sentir lo mismo, hasta que tomes conciencia y lo sanes.

Esta famosa frase de “He tropezado dos veces con la misma piedra”… pon el espejo a ver qué refleja porque las cosas no son por casualidad. No te suceden cosas similares por casualidad, ni nadie llega a tu vida por casualidad. Las personas que te encuentras en tu camino tienen una importante misión que cumplir contigo y están ahí por algo, para enseñarte algo y porque, de alguna forma, tú las has atraído.

Esas personas te muestran aquello que tú necesitas hacer consciente para poder evolucionar y son nuestros maestros, son los impulsores de nuestra evolución porque son los que más nos hacen crecer. Esa pareja o esos hijos con los que discutes a diario, ese jefe autoritario, esa suegra que intenta dirigir tu vida… no intentes cambiarlos, intenta leer entre líneas y utiliza la ley del espejo para cambiar y transformar aquello que ya es tuyo.

Así que no culpes a nadie de tus fracasos, de si atraes personas que no te tratan bien a tu vida, empieza a tomar conciencia de que tú eres el responsable de atraer determinadas circunstancias (no digo todas, por supuesto) y toma el aprendizaje derivado de esta situaciones.

No intentes cambiar a nadie, sólo cambia el prisma con el miras el mundo y como dijo alguien muy sabio:

Cuando tú cambias, todo cambia.


COMMENTS ARE OFF THIS POST

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies