reading FR

Las casualidades no existen

Las casualidades no existen

Solemos pensar que nuestras decisiones y acciones no importan demasiado, que nuestra vida es una especie de accidente regido por la suerte y las coincidencias.

Pero, ¿realmente crees que la vida es algo aleatorio? ¿De verdad estamos solamente aquí para trabajar, consumir y divertirnos? Me niego a pensar que no hay nada más detrás.

Creo que nuestra vida tiene una finalidad más trascendente y que todo lo que existe y lo que sucede tiene un propósito, aunque muchas veces no sepamos descifrarlo.

 

Todo sucede por alguna razón, de la misma manera que toda persona que se cruza en tu vida tiene una función que cumplir contigo: un aprendizaje importante para tu vida aunque en ese momento no sepas verlo.

No acepto la posición de víctima desde la que se afirma que “no podemos hacer nada”, “que es mala suerte” o que “la vida no tiene sentido”. Lo que nos sucede es que tenemos miedo, miedo a asumir la responsabilidad de nuestros actos, de nuestras decisiones y sus consecuencias. Tenemos miedo a ser libres de crear nuestro mundo y resulta más fácil posicionarnos en el victimismo y compadecernos de nosotros mismos.

Solemos preguntarnos por qué nos pasan las cosas, en lugar de reflexionar acerca de para qué nos han ocurrido. En el Coaching consideramos el por qué como una pregunta cero, ya que es completamente inútil: fomenta que veamos la situación como un problema, adoptando el papel de víctima, en lugar de plantear la situación como una oportunidad de aprendizaje desde una actitud mucho más eficiente y constructiva.

A lo largo de este pasado siglo XX se empezó a hablar de la Ley de la Sincronicidad, lo que desde el siglo V antes de Cristo en Oriente se llama Ley del Karma.

Esta Ley afirma que, aunque a veces nos ocurran cosas que aparentemente no tienen nada que ver con las decisiones y las acciones que hemos tomado en nuestro día a día, estas cosas están ahí para que aprendamos algo acerca de nosotros mismos y de nuestra manera de ver la vida.

Por eso, mientras nos neguemos a ver la vida como un aprendizaje, seguiremos sufriendo por no aceptar las circunstancias que hemos creado con nuestros pensamientos, decisiones y acciones.

Las coincidencias no existen y todo lo que ocurre tiene un propósito.

El Karma no es la venganza del Universo, es el reflejo de tus acciones.


COMMENTS ARE OFF THIS POST

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies