reading FR

Secretos del Ego

Secretos del Ego

No hace falta buscar fuera ni culpar a nadie porque nuestro mayor enemigo lo tenemos nosotros dentro.

El Ego es ceguera, el Ego ha causado más muertes y violencia que todas las guerras juntas; de hecho todas las guerras surgen en su esencia del Ego: yo tengo razón, no te pienso escuchar, tú no sabes nada, yo te diré qué es lo mejor para todos, …

Hay gente que piensa que su mente ya viene lista y acabada de fábrica, como si en ellos la evolución hubiera dado un gran salto y alcanzado la perfección. Pero obviamente son delirios de un Ego que generalmente teme ser descubierto.

Una persona egocéntrica tiene una admiración excesiva y exagerada de sí misma, de su físico, de sus dotes o cualidades. Este tipo de personas necesitan ser el centro de atención, el centro de todas las miradas. Siempre creen tener la razón, necesitan constantemente del reconocimiento y la admiración de otros en todo lo que hacen y dicen.

Creen que están por encima de los demás, se sienten poderosos creyendo que el resto de la humanidad es inferior a ellos y así se sienten poderosos, cual súper Dios al que todo el mundo admira y envidia.

No es lo mismo tener autoestima que tener ego porque el Ego es una autoestima insana. Una persona con autoestima sana puede tener respeto y amor por sí misma y, sin embargo, tener la misma cantidad de respeto y amor por los demás. Puede creerse en posesión de algún conocimiento sin por ello despreciar a otros que no lo tienen o que lo tienen en menor medida.

La persona egocéntrica piensa en ella misma por encima de todas las cosas. Y es posible que coopere con otras personas pero siempre con la intención de recibir un beneficio a cambio o un reconocimiento por lo que ha hecho. Y si no lo recibe, se enfada, se siente dolido y puede incluso echarte cosas en cara que ha hecho por ti, colaboraciones o detalles que ha tenido contigo. Su réplica iría en un tono victimista del tipo: «con todo lo que he hecho yo por ti… y así me lo pagas…» Otra forma de manipularte emocionalmente, buscando que te sientas culpable.

Las personas con un alto Ego son personas muy competitivas, normalmente no les gusta perder y no soportan los triunfos, los éxitos y los avances de otros e incluso pueden llegar a degradar a aquellos que él intuye como competencia. Sienten envidia de una manera habitual de todo aquél que le pueda eclipsar o pueda robarle parte de su propio brillo: un compañero de trabajo que realice una tarea muy valiosa para el jefe o incluso en su entorno más íntimo o familiar, pueden sentir envidia y querer demostrar ser mejor que su hermana o hermano para, quizás, ganar más amor de mamá.

Las personas narcisistas difícilmente aceptarán una crítica, difícilmente aprenderán de sus errores y suelen mostrarse agresivos ante estas críticas. No aceptan comentarios o sugerencias que quizás pueden llevarles a mejorar algún aspecto porque se creen en posesión de una verdad absoluta que sólo les ha sido revelada a ellos y a muy pocas personas más, entre las que por supuesto, tú no estás incluid@.

Puedes ser toda la vida amigo de una persona con algo Ego, siempre y cuando le sigas demostrando que tú también crees que está por encima de los demás. Pero cuidado el día que se te ocurra cuestionar su grandeza porque… ¡se acabó!

Pero ¿qué sucede en realidad con las personas con tanto Ego? ¿Por qué necesitan demostrar tanto a los demás? ¿Cuáles son los secretos que esconde este Ego?

Justamente estas personas necesitan sentirse admiradas por los demás porque uno de los mayores miedos que tiene este perfil emocional es el pánico a la soledad. Tienen miedo a que les traicionen y por eso intentan siempre controlar y manipular a los demás. En realidad un gran Ego lo que demuestra es una autoestima frágil y vulnerable, más allá de esa apariencia de fortaleza. Una persona con un alto eEo por fuera, tiene por dentro enormes carencias, inseguridades y miedos.

No creas nunca que estás por debajo de nadie, ni temas enfrentarte a las personas con alto Ego, porque en realidad, ellas tienen más miedo que tú.

Y recuerda que al final lo que los demás ven en ti y aquello por lo que te van a querer, no es tu Ego o tu grandeza exterior sino tu alma y tu verdadera esencia, que están en tu interior.

Te querrán por tu alma y tu verdadera esencia, te querrán por tu interior.


COMMENTS ARE OFF THIS POST

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies